Google+ Crastinia: Qué es la resaca y cómo evitarla.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Qué es la resaca y cómo evitarla.

¿Tus recuerdos de la noche anterior se limitan a algo así? Fuente: Michael Day
Seguro que lo has experimentado alguna vez: dolor de cabeza, boca pastosa y seca, mal sabor, mareos, nauseas, desorientación, cansancio, sed, lagunas de memoria... Si te pasas con el alcohol acabarás despertándote así, con una buena resaca que seguro que no se la desearías ni a tu peor enemigo. ¿Pero qué es la resaca?, ¿por qué nos produce dolor de cabeza, por qué la pérdida de memoria, la desorientación, los mareos y todo lo demás?

Los congéneres

Se conoce como "congénere" a las sustancias que se generan junto con el alcohol etílico (el etanol) en el proceso de fermentación y que son las que le dan sabor y olor a los distintos tipos de bebidas. Los congéneres incluyen diversos tipos de alcoholes diferentes del etanol (como el metanol), acetona, ésteres y aldehídos varios, sustancias que son tóxicas en alguna medida para el organismo y que contribuyen al malestar que más tarde conoceremos como resaca. Los congéneres están presentes en mayor medida en las bebidas oscuras, como el coñac, el whisky, el ron... por lo que potencialmente este tipo de bebidas pueden producir más resaca, aunque hay muchos otros factores que influyen, como...

El acetaldehído

Acetaldehído, fórmula y representación molecular.
Fuente: Paginazero
La metabolización del alcohol etílico tiene lugar en el hígado, que en un primer paso descompone el etanol en acetaldehído para más tarde convertirlo en acetato. El problema es que el acetaldehído es unas 30 veces más tóxico que el etanol y es liberado en el torrente sanguíneo por el hígado antes de que la circulación vuelva a llevar el acetaldehído al hígado para ser convertido en acetato, no sin antes darse una vuelta por todo el organismo, con las consecuencias que tiene pasear una sustancia muy tóxica por todos los rincones de nuestro cuerpo. Es el acetaldehído, de hecho, el que causa daños al hígado en bebedores habituales, ya que llega un momento en que el acetaldehído se produce más rapidamente de lo que el hígado lo vierte al torrente sanguíneo, acumulándose y haciendo de las suyas. Y por si esto fuera poco, tenemos la...

Deshidratación

El etanol tiene un efecto diurético (inhibe unas hormonas antidiuréticas denominadas vasopresinas), por un lado, aumentando la frecuencia con la que el bebedor orina, y por otro dificulta la reabsorción de agua por parte del organismo, lo que combinado lleva a que después de una noche de alcohol el cuerpo quede deshidratado en cierto grado y con un desequilibrio en los electrolitos (sustancias cargadas presentes en la sangre y los fluidos corporales). Esto explica la terrible sed asociada a la resaca: una vez eliminado el alcohol del cuerpo, el organismo pide a gritos ser rehidratado. La deshidratación es también responsable en parte de la desorientación y los mareos y dolores de cabeza típicos de la resaca.

Hipoglucemia

El consumo de alcohol disminuye la cantidad de glucosa en sangre. No está clara la relación entre este bajón de azúcar en sangre y la resaca, pero un bajón de glucosa te producirá hambre, la típica hambre de final de la noche tras haberte tomado unas cuantas copas, y es probable que produzca alguno de los malestares del día después.

Sistema inmunitario

Como dijimos antes, el metabolismo del etanol produce acetaldehído en primer lugar, para en un segundo paso producir acetato, pero las consecuencias de su metabolismo van más allá, desequilibrando varias reacciones bioquímicas importantes y afectando al sistema inmunitario, lo cual es la fuente de algunos síntomas como el dolor de cabeza, las nauseas y el cansancio.

Cómo evitar la resaca

Realmente solo hay una forma de evitar la resaca: no beber, o hacerlo moderadamente, de modo que se beba menos alcohol de lo que el cuerpo tarda en eliminarlo de forma natural (el cuerpo elimina alcohol a una velocida de entre 10 y 15 gramos por hora) y además beber líquidos no alcohólicos antes y después de beber alcohol; comer algo antes, durante y después de la ingesta de alcohol también ayuda, ya que ralentiza la absorción del alcohol.

Cómo minimizar la resaca

No hay una manera de eliminar completamente la resaca, pero ahí van algunos consejos para intentar minimizarla:
  • Medicamentos como la aspirina y en general los antiinflamatorios no esteroideos parecen efectivos contra varios síntomas, incluído el dolor de cabeza.
  • Rehidratar el cuerpo: beber agua o zumos para recuperar el agua perdida.
  • El ácido tolfenámico ayuda a reducir el dolor de cabeza, las nauseas, la boca seca y la sed.
  • Intentar dormir durante el tiempo que dure la resaca.
  • NO seguir tomando alcohol: aunque parezca que los síntomas desaparecen, tomar alcohol para combatir la resaca lo único que hace es aplazarla y empeorarla más tarde.
  • La vitamina B6 no es efectiva contra la resaca.
En cualquier caso, recuerda: lo mejor es beber, pero sin pasarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario