Google+ Crastinia: El Gran Gatsby: De Warner Baxter a Leo Di Caprio.

viernes, 10 de enero de 2014

El Gran Gatsby: De Warner Baxter a Leo Di Caprio.



"¿Gatsby? ¿Qué Gatsby?"

Preguntaba Daisy nada más escuchar su nombre. A partir de ahí comienza un misterio indesvelable, dramática y magistralmente tramado por Francis Scott Fitzgerald en 1925. La misma década en que se desarrolla la acción de su novela: El Gran Gatsby.
Ha sido una de tantas novelas que no alcanzaron el éxito inmediato, quién sabe por qué, pero lo cierto es que es una de las grandes de la literatura, hecho que el Cine no ha querido pasar por alto y prueba de ello son las diferentes adaptaciones cinematográficas de la obra que se han hecho a lo largo de las décadas.
  
1926, El primer Gatsby:

La primera adaptación que nos encontramos fue filmada en el año 1926 y viene de la mano del director Herbert Brennon, interpretada por Warner Baxter, Lois Wilson y Neil Hamilton. En Youtube podemos disfrutar de lo único que queda de ella: 



1949, la de Elliot Nugent:

Veintitrés años después, en 1949, se estrenaba la adaptación al cine de El Gran Gatsby dirigida por Elliot Nugent, quien tras su anterior film "Morena y peligrosa", con los magníficos Lon Chaney Jr y Peter Lorre, contó con un humilde presupuesto para la obra que abordaban.
Aun así no se quedaron cortos en imaginación y buen hacer, a pesar de imprimir en la película un toque de cine negro, de moda en la época, resaltando la parte criminal en lugar de mostrarnos la angustia vital de los personajes.

A destacar el papel de Alan Ladd como Jay Gatsby:


1970, Robert y Mia:

Llegamos a los 70, veinticinco años después de la versión de Nugent y pasados cuarenta y nueve de la de Brennon, es el turno de Jack Clayton, un discreto director que se lanzó a la fama internacional adaptando la obra de Fitzgerald.
La crítica no estuvo del lado de Clayton y su obra pasó sin la pena y la gloria que merecía el libro, a pesar de tener un corte impecable y un reparto de lujo: Mia Farrow y Robert Reford.


2013, el color de los 20:

Ya en 2013 hemos podido disfrutar de la última de las adaptaciones hasta el momento del libro de Fitzgerald, con Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire y Carey Mulligan como estrellas principales de un buen elenco de actores.

De la dirección se ha encargado Baz Luhrmann, director de filmes como Moulin Rouge y Australia entre otros que ha dejado su inconfundible marca visual en estas tres películas:


Comparando las dos versiones:

El director de Australia añade a su excelso y barroco estilo un innecesario 3D que nos distrae del drama que pretende contarnos y convierte las fiestas de los veinte en la casa de Gatsby en un club donde se baila charleston a ritmo de Sampler. Aun así el resultado ha sido bueno comparado con la sobria versión de los 70.

También es inevitable pensar en el protagonista principal, Leo DiCaprio, y compararlo con el protagonista en la versión de Clayton: Robert Redford.

En este aspecto, también la versión de 2013 ha salido beneficiada ya que el fruncido ceño de Leo refuerza la imagen de un Gatsby atormentado. Serenidad y desequilibrio definen la buena evolución del personaje desde el comienzo de la película, donde vemos a un hombre tranquilo y seguro de sí mismo que acaba convertido en un hombre desesperado cuyas fatales decisiones determinarán su destino.

Leonardo DiCaprio y Robert Redford interpretando al Gran Gatsby.
En cuanto a Daisy, la secreta amante de Gatsby, ha sido interpretada por la actriz Carey Mulligan, quien realiza más o menos el mismo papel que en la película Drive, es decir: mismo tono en diferente contexto. Así que no consigue deslumbrar a nadie con una interpretación de la que se esperaba bastante más. En este punto nos quedamos con Mia Farrow.

Las dos versiones de Daisy y Gatsby.
Quizá el papel mejor entendido ha sido el de Tobey Maguire, quien con impecable elegancia nos sugiere que su personaje, Nick, es el alter ego de Fitzgerald.

Eso sí, el cartel de Los Ojos del Doctor T. J. Eckleburg sigue interpretando a la perfección la pérdida de los valores de América, en cualquiera de las versiones.


Conclusión:

A pesar de las versiones vistas quedamos a la espera de la definitiva, aquella que sí sea capaz de reflejar  los años 20 de la prosperidad económica, del alcohol de contrabando, de Wall Street y la especulación financiera, de la abulia, del aullido de los saxofones y las orgiásticas fiestas hasta el amanecer. El American Way of Life a ritmo del mejor Jazz del mundo.


Esa es la época de Jay Gatsby, un héroe con dramático destino que se siente arrollado por el irremediable paso del tiempo y que a pesar de poner toda su fuerza en ello, no lo puede detener: 

"¿no podemos repetir el pasado? ¡ claro que podemos!

Este era el ímpetu y la valentía de un hombre honesto y esperanzado en el mundo corrupto y cegado que describe Fitzgerald.

No es fácil cinematográficamente recrear semejante tragedia coprotagonizada por la clase adinerada, que hace y deshace para satisfacer sus necesidades y una vez satisfechas, vuelta a empezar con, si cabe, mayor frenesí.

 "[...] Pero no importa, mañana correremos más, alargaremos más los brazos y llegarán  más lejos…"

Esperamos al  director nos traiga una versión digna, de la misma forma que Gatsby  esperaba alcanzar la luz verde.


Portada del libro "El gran Gatsby" de 1925. El predominante color azúl sobre las luces de la ciudad, y una lágrima de unos ojos testigo de lo que ocurre son el presagio de la melancolía que nos espera al leer la novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario