Google+ Crastinia: Los Goonies y Los Goonies 2

martes, 22 de abril de 2014

Los Goonies y Los Goonies 2

Los Goonies:

La década de los 80 ha sido sin lugar a dudas la de los años dorados del cine de juvenil y de aventuras en general. Durante los locos 80 hemos visto escenas y películas que pasarán a la historia del cine y que han quedado grabadas en la mente y en los VHS de muchos jóvenes y no tan jóvenes.

No sólo películas, sinó también frases y melodías de bandas sonoras que han cobrado vida pasando a formar parte de la cultura popular e incluso del atuendo cotidiano a través de coloridas camisetas con los temas en cuestión impresos que no mencionaremos ahora para no alcanzar la temida nostalgia ochentera.

Los Goonies de Richard Donner es un claro ejemplo de ese cine de aventuras imaginativo y de buenas intenciones, filmado con buen hacer y pensando exclusivamente en el público. Esta es la marca del cine de Donner, quien por más años que cumpliese, su visión cinematográfica y dirección siempre se han mantenido frescas. Acaso ¿Se ha estrenado algún Superman mejor? Polémicas aparte, regresemos a The Goonies.

Los Goonies nunca dicen muerto

Argumento:

Una pandilla de chicos viven tranquilamente en un pueblo costero de Estados Unidos ajenos a cualquier problema hasta que sus familias se ven asediadas por unos inversores inmobiliarios que pretenden expropiarlos y derribar sus casas para construir un campo de golf.

Pero una tarde la pandilla de amigos descubre un mapa que indica la ubicación de un tesoro perteneciente a un pirata conocido como "Willy el Tuerto", así que todos se ponen en marcha para encontrar el tesoro y salvar sus casas, su familia y los Muelles de Goon.

La búsqueda del tesoro les conducirá a una increíble aventura bajo tierra sorteando todo tipo de trampas puestas por los piratas y a huir de una familia de mafiosos que también pretenden hacerse con el tesoro.

Impresión:

Según el propio Donner, hubo bastante improvisación durante el rodaje. Es curioso porque el espectador solo percibe dicha improvisación en el resultado conseguido:  diversión y un guión que no pierde fuerza en ningún momento de la película. Esto se debe, en parte, gracias a que todo el film está aderezado con humor y romance juvenil que enriquecen la trama.

El elemento humorístico lo ofrece por una parte Data, un chico con algún problema de dicción e inventor de todo tipo de aparatos que les sacarán de más de un problema (a pesar de que dichos aparatos no siempre funcionan bien). Por otro lado está Gordi, otro de los integrantes de la pandilla, el goloso del grupo. Amigo del buen comer y también el mas cauteloso (cobarde). Para este personaje se han reservado una de las mejores escenas del film, en la que imitando a Errol Flynn se desliza con su nuevo amigo, Sloth, por la vela del barco pirata.

La parte de romance adolescente la pone Mickey (Sean Astin), a quien años más tarde veríamos como el leal hobbit Sam en "El Señor de los anillos". Pues bien, Mickey comienza a entablar algo más que amistad con Andy, la novia de su hermano Brand.
Es precisamente Brand (un joven Josh Brolin) el que aporta el resto del ligoteo y músculo a la aventura.

La conexión emotiva con el público recae, también, sobre Mickey, quien persigue incesantemente el tesoro de Willy el Tuerto, confiando ciegamente en un mapa que ha encontrado,  uniendo al grupo en los momentos más dificiles y sacando lo mejor de Los Goonies.

Sería bastante injusto olvidar a Sloth (John Matuszak), un tipo con cierta deformidad a quien le encanta gritar y vestir camisetas de Superman, mientras ve, encadenado, películas de piratas y come chocolatinas (proporcionadas por su nuevo amigo, Gordi).

En cuanto a la banda sonora, Cindy Lauper se encargó de ella al más puro estilo ochentero con el tema The Goonies R Good Enough. Genial.



El director, Richard Donner, se ha reservado aquí el guiño a otra de sus más recordadas películas: Superman (sí, la de Christopher Reeve). Recordad la escena en que Sloth, para ayudar a los Goonies, se rasga su camisa demostrando su fuerza y bajo ésta, hay una camiseta azul con el emblema de la casa de Kal El.

Sloth o Superman. Buen golpe de efecto, Richard.

Secuela: Los Goonies 2.

Durante años han existido rumores sobre una posible segunda parte (afortunadamente no un "remake") y cada vez esos rumores toman más fuerza. Por lo visto el otro genio del cine de aventuras y entretenimiento masivo (al menos durante los 80), Steven Spielberg, está interesado en producir una secuela de los Goonies y por supuesto ha contado con Richard Donner, cosa que ha permitido respirar aliviado a más de uno. Solo esperamos que no ocurra como con Indiana Jones y la Calavera de Cristal y en esta ocasión sea un acierto.

En este vídeo se entrevista al director, quien confirma que tanto él como Spielberg trabajan juntos de nuevo:


 Los cinéfilos y el cine de aventuras confían en tí, Donner.

No hay comentarios:

Publicar un comentario