Google+ Crastinia: Philae: despertando sobre 67P/Churyumov-Gerasimenko.

domingo, 14 de junio de 2015

Philae: despertando sobre 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Representación artística de Philae siendo liberada por Rosetta, camino de 67P. Fuente: ESA
Contra todo pronóstico, contra lo que posiblemente casi todo el mundo creía, Philae ha vuelto a dar señales de vida desde la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko tras siete meses de silencio en lo que parecía que iba a ser su tumba definitiva.

Rosetta, con el aterrizador Philae a bordo, llegó al cometa 67P en agosto de 2014 y tras una fase de acercamiento entró en órbita alrededor del núcleo del cometa el 10 de septiembre. Después de varias semanas de observación y estudio del núcleo para determinar la mejor zona de aterrizaje, Rosetta liberó a Philae el 12 de noviembre de 2014 para iniciar una caída libre hasta la superficie. Philae, sin medios de propulsión propios, fue soltada con precisión hacia la zona bautizada como <i>Agilkia</i>, en el bulbo menor del núclo, la 'cabeza' de la forma de pato que tiene el núcleo.

En el momento del aterrizaje, y tras unos momentos iniciales confusos, se averiguó que finalmente ninguno de los mecanismos que deberían haber unido a Philae a la superfie de 67P (arpones, propulsor de gas y taladros) había funcionado, con lo que la sonda había rebotado un par de veces para acabar posada en una zona que no le correspondía y, lo que era peor, una zona muy rocosa y sombreada que limitaba la exposición de Philae al Sol. Philae partió de Rosetta con las baterías llenas, pero usa paneles solares para que recargarlas. Sin luz suficiente, la misión de Philae estaría muy limitada en el tiempo, como así acabó ocurriendo. Tras determinar su posición, el control de la misión inició un procedimiento para realizar la mayor cantidad de experimentos en el menor tiempo posible, incluyendo fotografiar la zona de aterrizaje.

Representación de la posición en la que debió quedar Philae en la superficie tras el accidentado aterrizaje. Las fotos que forman el panorama son fotos reales tomadas por Philae. Fuente: ESA

Casi 57 horas después de haber tocado tierra, el 14 de noviembre, habiendo cumplido con casi todos sus objetivos científicos y sin energía suficiente para mantener sus sistemas funcionando, Philae entró en hibernación. Se calculó que, por la zona en que debía haber caído y la rotación del cometa, la sonda podría empezar a recibir luz suficiente para despertar hacia junio, pero nadie estaba seguro de que pudiese volver a despertar de nuevo. En mayo Rosetta empezó a intentar escuchar transmisiones de la pequeña Philae, sin éxito, hasta que el 13 de junio recibió 300 paquetes de datos de la sonda indicando no solo que estaba viva de nuevo, sino que tenía energía de sobras y se encontraba a una temperatura adecuada para funcionar. Por los datos recibidos parece que Philae despertó hace unos días e intentó comunicarse con su amiga Rosetta, pero esta no estaba en el lugar ni el momento adecuado para recibir las señales.

Ahora que Philae vuelve a estar despierta y preparada para hacer ciencia quedan por delante semanas de descubrimientos que volverán a fascinar a la humanidad.

¡Despierta, Philae! Fuente: ESA

Fuentes:



No hay comentarios:

Publicar un comentario